El misterio de la Venus de Almagro

El misterio de la Venus de Almagro

19-01-2009 /  Como los grandes paradigmas de la humanidad, el caso no tiene respuesta. La estatua, ubicada en Tres de Febrero, cada vez que fue pintada por el municipio, amaneció con la camiseta de Almagro impresa. Los exagerados estiman que 200 veces se dio la situación.
 
La plazoleta está entre las calles Gómez y Lincoln y su habitante ilustre, la Venus de Almagro.
Por Andrés Randazzo

El sol no se dejaba ver. Se ocultaba detrás de las nubes, más grises que de costumbre. Había humedad, suficiente como para que todo esté mojado sin que una sola gota cayera del cielo. Eran las seis de la mañana cuando Cristina, empleada de una parrilla, vio aquello que sus ojos no querían observar, pero que tampoco rechazaban: la Venus de Milo estaba, otra vez, envuelta con los colores de Almagro.

En la plazoleta de José Ingenieros, ubicada entre las calles Gómez y Lincoln, la estatua refugiada bajo las bondadosas hojas de un árbol, no pudo oponer resistencia. Los colores azul, blanco y negro vestían su piel, pero su rostro seguía igual, imperturbable como una roca. Debajo del Tricolor se encuentra su cara casi nunca visible. “Era blanca, pero cada vez que la pintan, la camiseta vuelve a aparecer”, dice Luis de 78 años, mientras lanza un tejo, en la cancha ubicada a cien metros.

Una postal del barrio. Los días pasaron, el otoño dejó caer sus hojas amarillentas y el impiadoso invierno golpeó contra su figura. Es verano y la Venus de Almagro no tiene la culpa de todo lo que le pasa, pero tampoco se descarta su complicidad. Pase lo que pase está ahí, rodeada por un cerco metálico de unos cincuenta centímetros que impide que alguien se le acerque. La camiseta estampada sobre la figura es perfecta, pero su autor es anónimo, al igual que el escultor de la maravillosa afrodita griega. “No se sabe quién es el que la pinta, pero la municipalidad la arregla y aparece así”, asegura Cristina, quien deja de apoyar su cuerpo en el cabo de la escoba y se pone a barrer de manera apresurada, como si quisiera evitar el tema.

Obra bajo sospecha. La perfección y velocidad con la que fue pintada innumerable cantidad de veces, abre una incógnita de respuesta inconclusa. Es evidente que se trata de un hincha de Almagro, pero no es obra de cualquier simpatizante. De fenómenos paranormales se trata el caso y los principales sospechosos aparecen: ¿el dueño de la pinturería del barrio?, ¿el pintor que vive a dos cuadras de ahí? Ninguno de ellos está libre de culpa, como tampoco el hombre que jugaba con su hijo, al costado de la Venus. “No la veo blanca desde chico”, dijo el sujeto, sin revelar su identidad, por lo que entra en la lista de posibles autores, si no material, al menos intelectual. ¿Cómplice? Puede ser.

Un manto de dudas. Hay muchos misterios sin resolver en el mundo. Desde la construcción de las pirámides en Egipto hasta las cabezas en la Isla de Pascua. Quién realizó esas obras magníficas, será una duda por el resto de la humanidad (al menos que alguien del más allá confiese). Lo mismo sucederá con la Venus de Almagro. Un emblema de Tres de Febrero, una obra de alto valor, cubierta por los colores que identifican al barrio.

 
Fuente: ElArgentino.com
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s