El antes y el después del Parque de la Ciudad

Infobae.com recorrió las 120 hectáreas del predio que reabrió sus puertas en febrero y que está siendo restaurado. Hoy lo visitan entre 900 y 2.000 personas por fin de semana. Las fotos de cómo está ahora.
 
Muchos de los que tuvieron la oportunidad de visitar el Parque de la Ciudad en sus épocas de oro -cuando 35 mil personas destinaban su sábado o domingo a pasear por el predio y a subirse a los más de 60 juegos en funcionamiento que tenía-, hoy no pueden dejar de sentir cierta nostalgia frente a su largo proceso de deterioro.

No todos lo saben, pero ya se cumple un semestre de su reapertura –permaneció casi 4 años cerrado– y se ofrecen unas 15 actividades –entre atracciones mecánicas y culturales- en el lugar (que son concurridas en medio de fracciones en los que se nota trabajo de restauración).

No están abiertos todos los sectores que tiene el Parque aunque muchos vuelven a visitarlo para ver qué es hoy de aquel otrora increíble lugar. Se paga sólo un peso por persona.

Entre quienes regresan se escuchan incesantes "¡te acordas!" frente a juegos como el Laberinto de los Espejos, las Aguas Danzantes, el gigante "Gulliver", las hoy paradas montañas rusas, los legendarios autitos chocadores .

Pero se termina por caer en la cuenta de que el "antes" del Parque tuvo un adverso "después" y que aún falta bastante por recuperar. Esto ocurre especialmente cuando personal de vigilancia del lugar prohíbe con energía el paso a quienes intentan "acercarse" a muchos de los juegos, incluyendo la "Torre Espacial" –hoy clausurada porque no funcionan sus ascensores- (ver nota relacionada).

Infobae.com pudo acceder a los sectores aún inhabilitados y al "plan de obra" que le espera al lugar: algo que esperanza, por cierto, después de tanta desidia en cuanto a su estado y mantenimiento. Son unas 14 a 15 atracciones más que estarían prontas a inaugurar, según señalaron fuentes de la Corporación Sur perteneciente a la cartera porteña de Producción.

El predio colma de sensaciones de nostalgia: en especial al pasar por los kartings, ver colgando los cables del teleférico (que ya no podrá volver a funcionar) y observar vacíos, quietos y parados los carros de muchos juegos antes famosos como los de las montañas rusas.

Los sectores Carnaval y Latino pueden visitarse casi en su totalidad. Y la mayoría de sus juegos están en movimiento. En cambio, Internacional y Fantasía –hoy cerrados- tienen pastizales crecidos y un arroyo que pasa por el primer sector, levantó hasta modelar completamente el pavimento hacia arriba y la totalidad del espacio ocupado por varios juegos.

Es cierto que desde el "antes", al Parque lo estigmatizaron varias polémicas. Muchos creen que una de ellas fue su misma planificación durante el gobierno de facto en 1978 cuando se dio vuelo a que el Brigadier Osvaldo Cacciatore negociara la concesión del predio con Interama SA.

Luego, se rescindió tal acuerdo que llevó a un juicio multimillonario (ver nota relacionada). Hubo dos muertes en 1999 y 2001 de empleados y estuvo cerrado de 2003 hasta principios de este año, gastando más de $11 millones anuales con unos 400 trabajadores y podían verse en sus jardines, animales pastando.

En su mejor momento, durante los ’80 y algunos años de los ’90, lejano a los escándalos podía casi alcanzarse algo de ese proyecto que pensó entre otros, Richard Battaglia, representante de Disney World, para ese terreno de la Capital Federal.

La "magia" del lugar quizás se deba a un gran cuidado arquitectónico, lleno de simbolismos, inspirado en Gaudi, el manierismo, lo barroco y leyendas que admiten interpretaciones múltiples.

Entre ellas, la de que los cuatro sectores más la torre, forman un "cuerpo humano" con un costado "diestro" –de juegos compartidos- y otro "siniestro" –de juegos para divertirse sin un compañero-, además de un "corazón" que es la plaza central que distribuye a las distintas arterias del lugar.

Otra interpretación es que los sectores forman una estrella que se relacionan desde la filosofía china con cinco elementos de alquimia: el agua, la tierra, el fuego, el metal y la madera.

En cuanto a la "Torre Espacial", se trataría de una espada enclavada en la tierra y sería –según explicaron fuentes del Parque- la del Rey Arturo, la "excalibur", aunque otros interpretan que se trata de un símbolo de poder, que implica que a mayor altura, la persona se puede conectar mejor con el yo interior.

De aquel "antes" y "después", queda un hoy que busca recuperarlo y sus empleados son los encargados de este trabajo, según indicaron fuentes del Parque, hoy a cargo del administrador general de la Unidad de Grandes Parques de la Zona Sur, Carlos Elías. Toca ahora esperar el cumplimiento de un plan de continuidad de las obras para cuando cambien las autoridades porteñas, lo que lamentablemente poco se repite en países como la Argentina.

 
 
Muchos de los que tuvieron la oportunidad de visitar el Parque de la Ciudad en sus épocas de oro -cuando 35 mil personas destinaban su sábado o domingo a pasear por el predio y a subirse a los más de 60 juegos en funcionamiento que tenía-, hoy no pueden dejar de sentir cierta nostalgia frente a su largo proceso de deterioro.

No todos lo saben, pero ya se cumple un semestre de su reapertura –permaneció casi 4 años cerrado– y se ofrecen unas 15 actividades –entre atracciones mecánicas y culturales- en el lugar (que son concurridas en medio de fracciones en los que se nota trabajo de restauración).

No están abiertos todos los sectores que tiene el Parque aunque muchos vuelven a visitarlo para ver qué es hoy de aquel otrora increíble lugar. Se paga sólo un peso por persona.

Entre quienes regresan se escuchan incesantes "¡te acordas!" frente a juegos como el Laberinto de los Espejos, las Aguas Danzantes, el gigante "Gulliver", las hoy paradas montañas rusas, los legendarios autitos chocadores .

Pero se termina por caer en la cuenta de que el "antes" del Parque tuvo un adverso "después" y que aún falta bastante por recuperar. Esto ocurre especialmente cuando personal de vigilancia del lugar prohíbe con energía el paso a quienes intentan "acercarse" a muchos de los juegos, incluyendo la "Torre Espacial" –hoy clausurada porque no funcionan sus ascensores- (ver nota relacionada).

Infobae.com pudo acceder a los sectores aún inhabilitados y al "plan de obra" que le espera al lugar: algo que esperanza, por cierto, después de tanta desidia en cuanto a su estado y mantenimiento. Son unas 14 a 15 atracciones más que estarían prontas a inaugurar, según señalaron fuentes de la Corporación Sur perteneciente a la cartera porteña de Producción.

El predio colma de sensaciones de nostalgia: en especial al pasar por los kartings, ver colgando los cables del teleférico (que ya no podrá volver a funcionar) y observar vacíos, quietos y parados los carros de muchos juegos antes famosos como los de las montañas rusas.

Los sectores Carnaval y Latino pueden visitarse casi en su totalidad. Y la mayoría de sus juegos están en movimiento. En cambio, Internacional y Fantasía –hoy cerrados- tienen pastizales crecidos y un arroyo que pasa por el primer sector, levantó hasta modelar completamente el pavimento hacia arriba y la totalidad del espacio ocupado por varios juegos.

Es cierto que desde el "antes", al Parque lo estigmatizaron varias polémicas. Muchos creen que una de ellas fue su misma planificación durante el gobierno de facto en 1978 cuando se dio vuelo a que el Brigadier Osvaldo Cacciatore negociara la concesión del predio con Interama SA.

Luego, se rescindió tal acuerdo que llevó a un juicio multimillonario (ver nota relacionada). Hubo dos muertes en 1999 y 2001 de empleados y estuvo cerrado de 2003 hasta principios de este año, gastando más de $11 millones anuales con unos 400 trabajadores y podían verse en sus jardines, animales pastando.

En su mejor momento, durante los ’80 y algunos años de los ’90, lejano a los escándalos podía casi alcanzarse algo de ese proyecto que pensó entre otros, Richard Battaglia, representante de Disney World, para ese terreno de la Capital Federal.

La "magia" del lugar quizás se deba a un gran cuidado arquitectónico, lleno de simbolismos, inspirado en Gaudi, el manierismo, lo barroco y leyendas que admiten interpretaciones múltiples.

Entre ellas, la de que los cuatro sectores más la torre, forman un "cuerpo humano" con un costado "diestro" –de juegos compartidos- y otro "siniestro" –de juegos para divertirse sin un compañero-, además de un "corazón" que es la plaza central que distribuye a las distintas arterias del lugar.

Otra interpretación es que los sectores forman una estrella que se relacionan desde la filosofía china con cinco elementos de alquimia: el agua, la tierra, el fuego, el metal y la madera.

En cuanto a la "Torre Espacial", se trataría de una espada enclavada en la tierra y sería –según explicaron fuentes del Parque- la del Rey Arturo, la "excalibur", aunque otros interpretan que se trata de un símbolo de poder, que implica que a mayor altura, la persona se puede conectar mejor con el yo interior.

De aquel "antes" y "después", queda un hoy que busca recuperarlo y sus empleados son los encargados de este trabajo, según indicaron fuentes del Parque, hoy a cargo del administrador general de la Unidad de Grandes Parques de la Zona Sur, Carlos Elías. Toca ahora esperar el cumplimiento de un plan de continuidad de las obras para cuando cambien las autoridades porteñas, lo que lamentablemente poco se repite en países como la Argentina.
Muchos de los que tuvieron la oportunidad de visitar el Parque de la Ciudad en sus épocas de oro -cuando 35 mil personas destinaban su sábado o domingo a pasear por el predio y a subirse a los más de 60 juegos en funcionamiento que tenía-, hoy no pueden dejar de sentir cierta nostalgia frente a su largo proceso de deterioro.

No todos lo saben, pero ya se cumple un semestre de su reapertura –permaneció casi 4 años cerrado– y se ofrecen unas 15 actividades –entre atracciones mecánicas y culturales- en el lugar (que son concurridas en medio de fracciones en los que se nota trabajo de restauración).

No están abiertos todos los sectores que tiene el Parque aunque muchos vuelven a visitarlo para ver qué es hoy de aquel otrora increíble lugar. Se paga sólo un peso por persona.

Entre quienes regresan se escuchan incesantes "¡te acordas!" frente a juegos como el Laberinto de los Espejos, las Aguas Danzantes, el gigante "Gulliver", las hoy paradas montañas rusas, los legendarios autitos chocadores .

Pero se termina por caer en la cuenta de que el "antes" del Parque tuvo un adverso "después" y que aún falta bastante por recuperar. Esto ocurre especialmente cuando personal de vigilancia del lugar prohíbe con energía el paso a quienes intentan "acercarse" a muchos de los juegos, incluyendo la "Torre Espacial" –hoy clausurada porque no funcionan sus ascensores- (ver nota relacionada).

Infobae.com pudo acceder a los sectores aún inhabilitados y al "plan de obra" que le espera al lugar: algo que esperanza, por cierto, después de tanta desidia en cuanto a su estado y mantenimiento. Son unas 14 a 15 atracciones más que estarían prontas a inaugurar, según señalaron fuentes de la Corporación Sur perteneciente a la cartera porteña de Producción.

El predio colma de sensaciones de nostalgia: en especial al pasar por los kartings, ver colgando los cables del teleférico (que ya no podrá volver a funcionar) y observar vacíos, quietos y parados los carros de muchos juegos antes famosos como los de las montañas rusas.

Los sectores Carnaval y Latino pueden visitarse casi en su totalidad. Y la mayoría de sus juegos están en movimiento. En cambio, Internacional y Fantasía –hoy cerrados- tienen pastizales crecidos y un arroyo que pasa por el primer sector, levantó hasta modelar completamente el pavimento hacia arriba y la totalidad del espacio ocupado por varios juegos.

Es cierto que desde el "antes", al Parque lo estigmatizaron varias polémicas. Muchos creen que una de ellas fue su misma planificación durante el gobierno de facto en 1978 cuando se dio vuelo a que el Brigadier Osvaldo Cacciatore negociara la concesión del predio con Interama SA.

Luego, se rescindió tal acuerdo que llevó a un juicio multimillonario (ver nota relacionada). Hubo dos muertes en 1999 y 2001 de empleados y estuvo cerrado de 2003 hasta principios de este año, gastando más de $11 millones anuales con unos 400 trabajadores y podían verse en sus jardines, animales pastando.

En su mejor momento, durante los ’80 y algunos años de los ’90, lejano a los escándalos podía casi alcanzarse algo de ese proyecto que pensó entre otros, Richard Battaglia, representante de Disney World, para ese terreno de la Capital Federal.

La "magia" del lugar quizás se deba a un gran cuidado arquitectónico, lleno de simbolismos, inspirado en Gaudi, el manierismo, lo barroco y leyendas que admiten interpretaciones múltiples.

Entre ellas, la de que los cuatro sectores más la torre, forman un "cuerpo humano" con un costado "diestro" –de juegos compartidos- y otro "siniestro" –de juegos para divertirse sin un compañero-, además de un "corazón" que es la plaza central que distribuye a las distintas arterias del lugar.

Otra interpretación es que los sectores forman una estrella que se relacionan desde la filosofía china con cinco elementos de alquimia: el agua, la tierra, el fuego, el metal y la madera.

En cuanto a la "Torre Espacial", se trataría de una espada enclavada en la tierra y sería –según explicaron fuentes del Parque- la del Rey Arturo, la "excalibur", aunque otros interpretan que se trata de un símbolo de poder, que implica que a mayor altura, la persona se puede conectar mejor con el yo interior.

De aquel "antes" y "después", queda un hoy que busca recuperarlo y sus empleados son los encargados de este trabajo, según indicaron fuentes del Parque, hoy a cargo del administrador general de la Unidad de Grandes Parques de la Zona Sur, Carlos Elías. Toca ahora esperar el cumplimiento de un plan de continuidad de las obras para cuando cambien las autoridades porteñas, lo que lamentablemente poco se repite en países como la Argentina.

 

Esta entrada fue publicada en Pasatiempos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s