Los riesgos de manejar en verano

SEGURIDAD: LOS RIESGOS DE MANEJAR EN VERANO

Cuando llega el calor


Su exceso dificulta la percepción y la reacción, además de potenciar el fastidio. Cómo combatirlo.

Las altas temperaturas dificultan la conducción afectando negativamente a las capacidades humanas. Prevensis, una entidad española que realiza estudios sobre el comportamiento de los conductores, confirma esa conclusión y asegura que los excesos de calor potencian determinadas alteraciones, como la fatiga y el fastidio al conducir.

Cesvi Argentina lleva 11 años investigando los accidentes de tránsito y asegura que en el mes de enero aumenta considerablemente el número de accidentes, incluso el número de muertes en dichos siniestros. Son muchos los factores que podrían tenerse en cuenta a la hora de analizar las causas, como el mayor caudal de vehículos en rutas o el alcohol ingerido en esta etapa del año, pero sin dudas el calor en esto tiene mucho que ver.

Hernán De Jorge, del Departamento de Seguridad Vial de Cesvi, afirma que al momento de viajar, las altas temperaturas de la ruta, la exposición al sol tanto del auto como de nuestro cuerpo y el calor que irradian los elementos mecánicos del vehículo, generan en la persona fatiga física, que se traduce en movimientos no deseados en la conducción o desatenciones que en el caso de imprevistos pueden llevarlo a un accidente.

En el informe de Prevensis se especifica, además, que en el momento que se superan los 24 grados la eficacia en la conducción puede verse afectada negativamente debido a que aumentan los fallos, la percepción de los conductores se reduce e incluso crece la agresividad. Un ejemplo de ello es que a 23 grados dejamos de ver el 3% de las señales y esto se va incrementando a medida que sube la temperatura. Con 30° los fallos aumentan un 20%.

Los especialistas aseguran que no es apropiado usar ropa oscura, ya que estos colores tienden a absorber los rayos del sol. Se recomienda la ropa clara y holgada. Y nada de hojotas y sandalias, ya que este tipo de calzado no es propicio para el manejo porque puede engancharse en los pedales.

Durante el viaje hay que parar -cada dos 2 horas o 200 km- e hidratarse, no comer en exceso e ingerir comidas livianas. Si se tiene aire, lo ideal es que el habitáculo esté entre los 19 y 22 grados.

Fuente: Suplemento de Autos Diario Clarín, 30 de noviembre de 2006.

Esta entrada fue publicada en CONSEJOS UTILES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s