Conducir con remolque o casa rodante

Conducir con un remolque implica variaciones del peso y dimensiones de nuestro vehículo, lo cual influye en maniobras tales como el giro o el adelantamiento y en la realización de la marcha atrás.

A continuación le brindamos ciertas pautas, algunas de ellas muy simples, para poder evitar algún posible contratiempo si conduce con un remolque, casa rodante o trailer.

•  El vehículo deberá tener suficiente capacidad de arrastre. Como primera aproximación se debe estimar que un vehículo puede arrastrar a un remolque que pese hasta la mitad del peso del primero, incluyendo los pasajeros y carga del baúl.

•  Comprobar la presión de los neumáticos del vehículo que remolca de acuerdo a las condiciones de carga y a las indicaciones del fabricante; y verificar que el enganche cumpla con lo requerido por la legislación vigente.

•  Según la ley de tránsito, la distancia de seguimiento entre vehículos debe ser de por lo menos 2 segundos. En el caso de que se remolque un trailer o casa rodante, dicha distancia no debe ser inferior a 4 segundos, debiéndosele adicionar un segundo por cada tres metros del largo del vehículo remolcado. Esto es para compensar la mayor distancia de frenado que necesita un vehículo con acoplado.

•  Mantener el vehículo bien ceñido a la derecha, para facilitar las maniobras de adelantamiento de los otros vehículos.

•  Tenga presente que no está permitido transportar más de un trailer o casa rodante por vez.

•  No debe olvidarse que los límites de velocidad varían cuando se circula con remolque.

•  Estar preparado ante posibles adelantamientos de camiones u ómnibus, porque la turbulencia del aire provocada por su paso puede desestabilizar al conjunto.

•  Se recomienda no cambiar de carril innecesariamente. En caso de tener que hacerlo, avisar anticipadamente la maniobra con señales, observando constantemente el tránsito a través de los espejos retrovisores.

•  Al adelantarse, recordar la longitud y peso del tren que conducimos. Retomar el carril luego de completar la maniobra, asegurándose de que no hay peligro alguno.

•  Recordar que las ruedas de la unidad remolcada no siguen la trayectoria del automotor, es por ello que al tomar una curva debe aumentarse el radio de giro a fin de evitar que las ruedas del remolque salgan del camino.

•  Evitar, en lo posible los retrocesos, ya que es una maniobra difícil. Debe tenerse en cuenta que cuando se gire el volante a la derecha, el remolque se desplazará hacia la izquierda y viceversa. Para determinadas maniobras es prudente requerir ayuda externa para controlarla, ayuda a la que los mismos profesionales suelen acudir .

 

Fuente: Automóvil Club Argentino

Esta entrada fue publicada en CONSEJOS UTILES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s